Sesión de familia en Madrid

 

 

Para esta sesión de familia en casa, Emel y Juan nos abrieron las puertas de la suya junto a sus dos pequeñas, Emma y Neila.

Conocemos a Emel gracias a la escuela EFTI, con ella estudió Sandra el curso internacional de fotografía de bodas. En ese curso, todos aprendimos muchísimo del otro y siempre nos ayudábamos con cualquier proyecto relacionado con él.

Emel tenía muchas ganas de tener fotos con su familia y nosotros no podíamos estar más contentos. Así que una mañana de sábado, cogimos el coche hasta su casa y pasamos un día entero con ellos.

Neila quiso maquillar a su madre mientras Emma dibujaba a su coballita y la figura de un caballo, que le encantan; puede que el hecho de que Juan sea veterinario equino tenga algo que ver. Además como les encanta bailar, encendieron la música del salón y se pegaron unos bailes en familia.

Tanto gasto de energía requiere un parón. Así que aprovechamos para comer con ellos y poco después, las pequeñas se cambiaron de ropa para ponerse más guapas aún y salir al jardín a jugar. Nenas por los aire, carreras, risas y, sobre todo, cosquillas que acabaron con un pequeño enfado de Emma con su hermana mayor.

Después de todo esto, ¿por qué no un poco de repostería casera? Las pequeñas se enfundaron sus delantales y se pusieron manos a la obra a preparar un rico brownie de oreo que estaba buenísimo. Aprovechando que el cumpleaños de la pequeña había sido hace poco, quisieron rememorarlo y soplar hasta una vela!

Para terminar el día, llenamos la bañera de agua y bien de jabón. Aquí se armó la tormenta perfecta. Cuando llegaron sus padres y vieron todo ese jabón por el suelo, la sorpresa fue buena.

Y para ponerle broche final a un día de tantas emociones y tanta energía, un cuento y rendidas a la cama!

Nos encantó pasar un día entero con esta familia y sobre todo, reírnos tanto como lo hicimos.

Si habéis disfrutado tanto como nosotros de esta sesión de familia en casa, os animamos a ver la sesión de pareja en casa de Jara y Dani.